Los trastornos bipolares y el autismo

El trastorno bipolar, antes llamado trastorno maníaco depresivo, es una enfermedad mental que se caracteriza por cambios en el estado de animo que oscilan entre episodios “altos” de manía y periodos “bajos” de depresión. Los estudios de investigación sugieren que el trastorno bipolar puede ser relativamente común entre las personas autistas. Según Jessica Hellings y Andrea Witwer algunos estudios han encontrado que hasta un 27% de las personas diagnosticadas con autismo tienen síntomas del trastorno bipolar (http://bit.ly/1LRIkiV). Estos investigadores creen que la alta tasa de prevalencia puede representar un sobre diagnóstico debido a una superposición o coincidencia entre los síntomas de ambas condiciones; otros investigadores al contrario creen que la cifra citada es más baja que la actual ya que los pacientes afectados pueden tener dificultades en expresar su sintomatología debido a problemas en el lenguaje y/o discapacidad intelectual.

Aunque no estamos seguros sobre la causa del trastorno bipolar (factores tanto genéticos como ambientales parecen jugar un papel) protocolos de tratamiento han sido bien establecidos y son eficaces en la mayoría de los casos. Esto hace que sea imperativo el diagnosticar apropiadamente a aquellas personas con trastornos del espectro autista (TEA) que puedan tener un trastorno bipolar.

Las tarifas para los trastornos bipolares parecen ser similares en ambos hombres como mujeres, con una prevalencia en la población general de 1.2%. La edad media para la aparición de los síntomas es de 19 a 25 años. En alrededor de un tercio de los casos el diagnóstico se obtiene después de más de 10 años de los síntomas haber aparecido. En algunos casos el retraso en el diagnóstico se debe a la presencia de comorbilidades (por ejemplo, el abuso de drogas, TDAH) que pueden servir para desviar la atención de un diagnóstico de trastorno bipolar. Nota: Un problema con comorbilidades, especialmente el TDAH, es que no se le debería de dar un estimulante a un paciente bipolar ya que la respuesta a esta terapia es impredecible.

Muchas personas usan el termino de trastorno bipolar con diferentes significados. Hay una tendencia general a diagnosticar como bipolar aquellas personas que sufren de ansiedad, sentimientos de hostilidad o padecen de falta de concentración. Si usted piensa que tiene manía, pero nadie lo ha notado, no es manía. Síntomas maníacos verdaderos incluyen una menor necesidad de sueño, la autoestima inflada, locuacidad y promiscuidad sexual. La tasa de mortalidad para el trastorno bipolar es de un 15%. Aunque la alta mortalidad se atribuye en muchos casos al suicidio otras muertes estan relacionadas a padecimientos cardiacos probablemente debido al stress de la condición.

Hay diferentes tipos de trastornos bipolares. El trastorno Bipolar 1 tiene manías o episodios de manías y depresión. El tipo Bipolar II tiene hipomanías y depresión, mientras que la ciclotimia tiene hipomanía y síntomas depresivos. (Nota: los síntomas de la hipomanía son similares a los de la manía, pero duran menos días y los pacientes pueden permanecer funcionales y productivos durante este período de tiempo). El abuso de sustancias y algunos medicamentos prescritos pueden precipitar los síntomas del trastorno bipolar, por ejemplo, medicamentos para el asma, estimulantes, interferón, y los corticosteroides.

La prevalencia para diagnosticos antes de la adolescencia es baja, probablemente menos de 1%. En estos casos, para un diagnóstico bipolar 1, el paciente debe cumplir todos los criterios para la manía, al igual que un adulto. Irritabilidad de por si solo no significa la presencia de un trastorno bipolar. Cuando nos enfrentamos a un niño con un presunto diagnóstico de trastorno bipolar el diagnosticador debe considerar el trastorno de desregulación del estado de ánimo. De acuerdo con la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente:. “Trastorno de desregulación del estado de ánimo es un diagnóstico relativamente nuevo en el campo de la salud mental infantil manifestandose con rabietas severas y frecuentes que interfieren con la capacidad de funcionar en el trabajo, en la escuela o con sus amigos. Algunos de estos niños fueron previamente diagnosticados con el trastorno bipolar, a pesar de que a menudo no disponen de todos los signos o síntomas. La investigación también ha demostrado que los niños con este trastorno por lo general no llegan a manifestar signos de enfermedad bipolar en la edad adulta. Ellos son más propensos a desarrollar problemas de depresión o ansiedad.” (http://bit.ly/1kWc5oD).

Antes de iniciar tratamiento hay que preguntar al paciente cuales son los medicamentos que el mismo esta utilizando. ¿Son estimulantes? Si es así, los mismos tendrán que ser suspendidos. También hay que suspender el uso de tricíclicos y los inhibidores de la recaptación de norepinefrina y serotonina. ¿Hay otros problemas médicos? Si esta en un estado maníaco, antes de comenzar la medicación, hay que ver si se puede llegar a dormir, ya que esto comenzará a calmar al paciente. Para los pacientes pediátricos el litio, olanzepina (nota: tiene un aumento de peso astronómico, la sedación puede ser muy fuerte, tiene alto riesgo para la diabetes y un auento en el colesterol), risperidona, quetiapina (nota: tiene un buen efecto sedante, el aumento de peso es un gran problema pero no tiene muchos efectos secundarios en término de trastornos de movimiento involuntario), aripiprazone, asenapina – todos han sido aprobados para su uso en niños. Para la depresión algunos prefieren el tratamiento con olanzepina (hasta 4 años de edad). Para el mantenimiento, el litio es el único medicamento disponible, aunque no hay datos de seguridad bajo 12 años de edad. El litio es bastante seguro, una gran cantidad de datos ha acumulado en lo que respecta a su uso para diferentes grupos de edades, pero tiene muchos efectos secundarios, por ejemplo, diarrea, acné, aumento de peso, temblor, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo y la diabetes. El litio es barato pero resulta inconveniente para algunos pacientes, ya que necesita seguimiento con trabajo de laboratorio. Depakote ha existido desde hace mucho tiempo. Es eficaz para la manía, pero no para la depresión. Depakote requiere monitoreo de laboratorio y tiene muchos efectos secundarios: pérdida del cabello, náuseas, vómitos, aumento de peso. Su uso en mujeres en edad fértil puede ser difícil debido a efectos teratogénicos.

Nota: Al igual que con el autismo, los miembros del movimiento de la Neurodiversidad creen que el trastorno bipolar es el resultado de la variabilidad normal en el genoma humano. Ellos creen que individuos bipolares poseen un estilo cognitivo alternativo dentro de la sociedad que debe ser preservado y aceptado en lugar de ser tratados. En este sentido, citan relatos históricos de figuras como Wolfgang Amadeus Mozart y Vincent Van Gogh como posibles bipolares que contribuyeron en gran medida a la sociedad.

Aunque los estados maníacos pueden asociarse en algunos individuos a una mayor creatividad, en otros casos el individuo puede ser engañado en cuanto a la importancia de sus propios esfuerzos y logros. Un manuscrito de mil páginas puede ser un manifiesto para un bipolar durante su fase maníaca. Al regresar a su estado normal el exrito casi siempre resulta ser una verborrea de poca importancia intelectual. La verdad es que para muchas personas el desorden bipolar es una condición dolorosa, en el sentido físico, que tiene una tasa de mortalidad del 15%. Aunque muchos de los que mueren lo hacen debido a suicidio otros mueren de problemas cardíacos aparentemente precipitada por estrés. Por otra parte, descendientes de padres con trastorno bipolar pueden heredar una susceptibilidad a los trastornos afectivos (Nota: esta relación puediera ayudar a explicar alguna de la patología y allazgos genéticos del autismo ver Stevens. et al, 2013 en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3532962/). Contrariamente a las afirmaciones del movimiento de la Neurodiversidad el tratamiento médico en el trastorno bipolar puede beneficiar en gran medida a la persona afectada.

3 responses to “Los trastornos bipolares y el autismo

  1. El problema con hacer estudios científicos con entidades de límites indefinidos es que los resultados son todo menos científicos. Creo que esto es lo que está llevando a muchas entidades a dudar de la utilidad del DSM como instrumento científico.
    How long is a piece of string?
    Recuerdo las psicosis maníaco depresivas de los setenta, eran espectaculares. Conozco ahora a personas diagnosticadas con trastorno bipolar y tienen muy poco que ver con aquellas. Es obvio que en aquellos casos (algo así como 1 X cada 4 de esquizofrenia), era correcto hablar de enfermedades e incluso usar antipsicóticos; en los bipolares de ahora (que quizá sean fenotipos de una dimensión que se expresa como enfermedad en raros casos) hay algunas cosas que deben hacer dudar. Por ejemplo el uso crónico de antipsicóticos está ligado a un empeoramiento cognitivo, a las psicosis de supersensitividad, y a todo tipo de enfermedades y discapacidades que después de 10 años ocurrirán en la mayoría de los casos. De eso si que hay evidencia científica robusta.

    Like

    • Estoy de acuerdo. En parte recalco que lo que ahora la gente dice que es bipolar tiene poco que ver con lo que es la enfermedad. En parte es analogo a proponentes de la Neurodiversidad que se autodiagnostican. Saludos

      Like

    • Con razón hay gente con diagnóstico de Trastorno Bipolar que dice haberse asustado cuando les dijeron que deberían medicarse de por vida y que se quejan de que casi todo lo que encuentran por la red esté escrito desde un punto de vista “negativo” en vez de mostrar el TB como una “diferencia”: ¡Porque no lo tienen o a lo sumo son fenotipos!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s